Ensánchate ciclo escolar 2017 – 2018.

Este año comenzamos nuestros año escolar con una promesa de Dios para nuestras vidas: “Ensánchate” basado en Isaías 54:2.

Empezamos con grandes expectativas: pintando salones, arreglando butacas, instalando pantallas, haciendo nuevos manuales, con nuevas materias y nuevos maestros y Dios siempre estuvo ahí, Fiel. Por si fuera poco, unos días antes de iniciar el ciclo escolar Dios nos regala una nueva forma de servirle, sí, estoy hablando de la cafetería, un nuevo mundo de servicio para nosotros.
Un par de semana antes de iniciar este ciclo estábamos ansiosos con empezar nuestras clases, teníamos tantas ganas de utilizar todo el material nuevo, pero sobre todo en nuestro corazón había una fuerte convicción de que Dios traería cosas increíbles para ese año, y en nuestro corazón estaba su promesa “Ensánchate”. No entendíamos aún lo que Él quería hacer, pero si sabíamos que era mucho más grande de lo que podíamos llegar a ver.

Iniciamos el ciclo escolar con más de 100 alumnos y tristemente, algunos no pudieron concluir como cada año; terminamos este ciclo 90 alumnos, llenos de pasión y de ganas de seguir aprendiendo de nuestro amado.

Si cierras un poco los ojos todavía puedes ver la alegría de los alumnos de primero al tener sus primeras clases, la seguridad de los alumnos de segundo dando un paso más a lo que Dios tiene para ellos y por su puesto la nostalgia de todos los alumnos de tercero. Algo increíble se sentía esos días. Algunos maestros temerosos al ver a grandes figuras de liderazgo sentados entre las butacas de los alumnos, tomando todas esas nuevas materias, algunos otros entusiasmados con la materia que les tocaba, y algunos de nosotros esperando el tiempo de exámenes.
Dios siempre tiene algo fresco para sus hijos, dice la Biblia que aquellos que enseñan su Palabra son dignos de doble honra, y el mayor privilegio que tenemos como parte de este gran equipo es poder capacitar a las nuevas generaciones de servidores.
Poder ver la mano de Dios desde el inicio de clases, el como Él siempre es nuestro proveedor y gracias a Dios nunca falto nada. Este año fue muy especial pues pudimos celebrar el 25 ANIVERSARIO de este gran Instituto, el 24 de marzo del año en curso. Sabemos que este ministerio nació en el corazón de Dios y se ha podido levantar gracias al esfuerzo de grandes hombres y mujeres.
Un mes después, todos emocionados y algo asustados en nuestro seminario de Autoridad Espiritual, pudimos aprender tanto sobre quien es Dios y valorar, amar y honrar a nuestras autoridades desde una nueva perspectiva.
Hoy estamos a un día de nuestro último examen de este ciclo escolar y se que todos podríamos contar nuestras experiencias como: una alumna de segundo año que nunca había hablado en lenguas tuvo esta experiencia en su salón de clases por primera vez, matrimonios restaurados, familias con un nuevo rumbo, alumnos que aumentaron su fe, otros más aprendieron a perdonar a sus padres, en fin no alcanzarían las palabras para dar testimonio de lo que Dios hizo este año.
Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Isaías 54:2
Gracias a Dios este año sabemos que su propósito se cumplió de la forma que Él tenia planeado.

#Ensánchate.

Rafael y Lizet Reyna Directores IBSP
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *